lunes, 3 de enero de 2011

Luz

El globo de ensayo que lanzó Lezcano el otro día fue convertido en bomba por De Vido. El contrato de concesión a Edesur está en la mira. Difícil que algún opositor de peso quiera jugársela en la defensa de la empresa. Algún que otro suicida habrá. No muchos.

Si prospera (la caducidad del contrato) puede traer aparejado el ingreso al mercado de la distribución energética en el área más suculenta del país de nuevos jugadores, de capitales nacionales. Aún, incluso, alguna participación en el negocio de Luz y Fuerza. Si sirve para que puedan darle sustentabilidad a la elogiable decisión de recomponer el funcionamiento de la Caja compensatoria, por la cual los jubilados y pensionados del gremio vieron engrosar sus haberes de modo contundente, bienvenido sea.

En cuanto al tema energético, el punto es un poco más complicado.
El Estado cumple en sancionar la mala provisión de servicio público de las empresas. Con multas, o más extremadamente, amenazando "revisar" contratos. Problemas de provisión que denotan deficiencias en la inversión. Que el Estado tampoco previó. Si no, no se explica que sancione la falencia, en vez de obligar por anticipado a evitarla.
El punto es: la demanda aumenta, concentrada. La inversión para poner la oferta a tono va de atrás. Las previsiones a veces fallan. Y el Estado, por carencia de previsión, recurre a la sanción. Los problemas, sin embargo, ya fueron vividos y (ay) "facturados".

El esquema actual es así. Tiene ese defecto de origen. Al Estado no le falta fortaleza, a las empresas no les faltan recursos para invertir. Lo complicado es alcanzar la previsión necesaria, precisa, para anticipar un crecimiento (repito) concentrado y difícil de proporcionar. Lo complicado es destrabar por anticipado los cuellos de botella.
Después hay cosas... ¿Cuántos cortes en barrios de clase media baja no se debieron a "parches" para devolverle la luz a algún country que se quedó sin suministro "justo para Navidad"? Decisiones de ese tipo están a mano de algún gerente que necesita "salvar la ropa" cuando lo llama alguien "importante". Feo que pasen estas cosas. Pero pasan. No nos engañemos con que son patrimonio de Edesur.

El tema es que este esquema imperfecto de tarifas subsidiadas, incentivo al consumo y a la reinversión de utilidades tiene una alternativa.
Lo dicho: el lobby empresario, el aumento de tarifas, el disciplinamiento del consumidor (en general, de los de más bajos recursos), la merma en el consumo, y la libre disponibilidad de las utilidades por parte de las empresas.
Entonces, para evitar los problemas de provisión de energía los "amigos del mercado" (y del "cachet" de lobbysta) tienen un plan: limitar los consumos.
Paradójico que para que no veamos restringido nuestro consumo energético por los cortes, tengamos que consumir menos. Al final, todos los caminos te llevan al mismo lugar.

7 comentarios:

Javier dijo...

Porque no contemplas que el estado asuma la operación como en Aysa y la inversión sea con sentido publico y no para maximizar la rentabilidad privada ?

Mariano dijo...

Javier: En el caso de la luz, y con tarifas como las actuales, no creo que los problemas de cuello de botella se superaran porque el Estado asuma el servicio. Cambiaría la cuestión de la propiedad del capital.
Pero tampoco sé si el estado está muy interesado en comprarse ese balurdo.
Un abrazo.

Javier dijo...

Pero donde el estado invirtió que es generación y tranpsorte no hay cuellos de botella . El problema como decia Zaiat ayer es que para esos picos de temperatura la distribucion no les resulta rentable y es el estado el unico que puede planear una red pensando en 10 o 15 años que hoy parezca es a perdida para un privado .
No cambia nada el aumento de tarifas porque el privado hoy recibe la tarifa completa con el subsidio . Porque pensar en reducir consumo siempre los economistas piensan en reducir en lugar de aumentar ? Reducir para proteger el medio ambiente que otro sentido ?

Las cloacas tampoco eran rentables para un privado hasta que Aysa se hizo cargo de lo que es la empresa ddistribuidora del agua corriente .
Es evidente que si el estado no se ocupa de mejorar calidad de vida y del desarrollo humano que es lo que debe perseguir todo gobierno nadie mas lo hace y menos quien solo piensa que todo se refiere a maximizar la renta y no social precisamente.

PD los costos de una empresa privada no son mas altos por no reinvertir sus utilidades , remesar divisas a sus paises o pagar dbvidendos a sus accionistas ?

Un abrazo

Mariano dijo...

Javier: yo acá lo dije 4.000 veces. El aumento de tarifas no es para que inviertan más, sino para que inviertan menos. Es para restringir el consumo. Y el de los sectores de clase media y media baja, que es el que es más elástico al precio. Esa postura es la de los lobbystas de las empresas. Mirá la nota de Pagni en la Nación de hoy.

Ahora, el tema con la distribución de energía es que los picos de consumo y su concentración se dan de manera no tan previsible.
El estado puede invertir fortunas en el menor tiempo posible (los tiempos son un tema igualmente), pero eso no garantiza una solución con el esquema actual. Al menos en un plazo corto.
Por eso digo que no sé si el estado se quiere comprar ese balurdo.

Un abrazo

Javier dijo...

Yo creo que hay que reducir muy gradualmente los subsidios . ya pso que quisieron sacarlos y deberion retroceder como Evo en Bolivia , lo que no entiendo es porque el tema pasa por 0 de aumento o 400% , no se pueden incrementar las tarifas entre 10 y un 15 % y gradualmente si baja la inflacion lograr reduccion efectiva del subsidio y no solo congelarlos en el valor actual

Un abrazo

Unfor dijo...

Mariano;
realmente el Estado podía precaverse de la falencia.
O fue desmesurado el consumo hacia fin de año y sorprendió?

Mariano dijo...

Unfor: no es la suma total de consumo lo que "sorprende".
El problema está en los focos. Cómo sabés si justo en esta manzana se va a consumir más de lo que aguanta la red?
El tema es focalizado. En lo general (generación) estamos bárbaro. Mejor que hace 3 o 4 años.
Abrazo.