martes, 10 de mayo de 2011

Lo que hacen con nuestra plata (vieja entrada, parcialmente pertinente)


La entrada que sigue fue publicada originalmente el 5 de marzo de 2010, en Cartoneros de San Telmo.
Viene a cuento de la discusión sobre el reparto de utilidades entre empleados que pide la CGT, y aporta un ejemplo sobre por qué sería bueno legalizar la cuestión eliminando arbitrariedades:

Tenemos el caso de una empresa multinacional. Que a sus empleados de cierto rango (queda afuera la fábrica) les paga un bonus anual (un "premio"). En todos los países en los que opera (unos 20), repite el mismo accionar. 
Sería algo así como hacer participar de las ganancias a sus empleados, repartiendo una parte de las utilidades obtenidas el año anterior, en relación al desempeño que hayan tenido.Para calcular el bonus se utiliza un coeficiente, cuyo componente principal es el EBITDA (digamos, las ganancias netas de la empresa, descontados los intereses, impuestos, amortizaciones y depreciación). En todos los países se usa una misma fórmula. Esto no hace que todos los empleados reciban lo mismo. En el coeficiente participan también el cumplimiento de objetivos, del sector e individuales. 
Pero, me quiero detener en el famoso EBITDA. Mejor dicho en los EBITDA. Por qué? Bueno, la compañía decide que, como una especie de coeficiente de estabilización se utilice en la fórmula no sólo el EBITDA del país de la sucursal, es decir no sólo las ganancias hechas por la empresa en la sucursal, sino un EBITDA que promedia los rendimientos mundiales.En estos años de crisis, algunos países del Tercer Mundo tuvieron EBITDA por encima del promedio mundial. Argentina, uno de ellos. Mucho mejor el resultado que en países como Francia, España o EEUU. 
Conclusión, entonces: la estabilización que el EBITDA mundial realiza sobre el reparto de ganancias de la compañía actúa reduciendo el caudal de guita disponible para bonus de empleados argentinos, e inflando el disponible para empleados de países como EEUU, España y Francia.
¿Sería alguien tan amable de avisarles a esas personas que "con su plata" no solamente se está pagando el "fútbol para todos", o los 180 pesos de los "tipos que prefieren tener hijos en lugar de trabajar"? ¿Que también le están pagando el bonus a los empleados (a los eficientes solamente, ojo) franceses o españoles, pobres, que no están pasando un buen momento?Algunas mentalidades coloniales, aún si supieran darse cuenta de esto, entregarían la plata sin chistar, estimo.