lunes, 16 de mayo de 2011

Curioso


Es curioso. Para mí.
Aunque no creo que lo sea para todos.

Que Castrilli sea considerado por buena parte del periodismo especializado y el público de fútbol como voz autorizada en materia de arbitraje.
Eso, quiero decir, es lo que me resulta curioso.

A mi modo de ver, fue un mal árbitro. Que demostraba a menudo, a través de sus fallos, no saber demasiado de fútbol. No entender el juego. Lo afeaba, cortándolo reiterada e innecesariamente. No dio muestras nunca de haber entendido, por ejemplo, la complejidad de la "ley de la ventaja".

Los partidos dirigidos por Castrilli, muchas veces, se convertían en torneos de pelota parada.

Sostiene cosas insólitas, aún hoy, como que en un partido pudo haber habido 6 o 7 penales.
Es un personaje pintoresco, sin embargo. Que aportó a los resultados en el fútbol una cuota de imprevisibilidad adicional (mayor que la notable omnipresente).

Pero no es tan curioso eso como que se lo publicite, justamente, como el que garantizaba la previsibilidad. El que cumplía con el reglamento a rajatabla, y no de forma discrecional (que es como supuestamente lo aplican los otros árbitros).

Si algo generaba Castrilli era asombro. Los futbolistas, ante ningún otro referee se encontraban tan desprovistos de garantías como frente a él, que en su afán por sobresalir recurrentemente cobraba cosas que sólo él percibía. Muchas veces, ni siquiera las reiteraciones en los partidos televisados alcanzaban para saber qué era lo que se había penalizado. Era patética la sensación de indefensión que mostraban los jugadores al tener que someterse (literalmente) al poder de decisión de un loco.

Hay que reconocer que tuvo (y tiene) buena prensa. Hoy es más fácil, porque ya no dirige. Sólo habla de los errores ajenos.
Pero es un gran mérito (atribuíble a Víctor Hugo y Araujo) haber convertido en un mito a este señor.

Por lo menos, así lo veo yo...

10 comentarios:

Udi dijo...

Bienvenidos los posts futboleros !
Se hacían extrañar. A propósito, anoche el ambiente debe haber estado algo caldeado, no ?
Un abrazo !

Mariano dijo...

Ya sabe que cuando tiro un par de tiros al aire se acaban los festejos.
Un abrazo

Ricardo dijo...

Castrilli era un mal refer, pero mas de un par de penales cobraba ayer. Lo de Patricio Lousteau fue Lamolinismo al palo.

Mariano dijo...

Y sí, los hinchas de River ayer extrañaron a Castrilli. Pero con el resultado puesto.

Si antes del partido te decía que Castrilli reemplazaba a Baldassi seguro que me decías que ni en pedo.
Mejor el pibe Lousteau que anda bien.

Y bue, el futbol es así.

Abrazo

Udi dijo...

Ojo Ricardo que el canalla empezó a ganar. Mire si les toca la Promo en Arroyito ?

Unfor dijo...

Los protagonistas del espectáculo son los jugadores. Castrilli padecía hiper-narcisismo. Todo el tiempo dirigía la atención sobre si.

Gerardo G. dijo...

La racionalidad versus la realidad.

Este no es un post de fútbol, a mi no me engaña.

Mariano dijo...

Bueno, Gerardo.
Yo hablo de futbol. Después cada cual le agrega lo propio.

Gracias.
Un abrazo

Carlos G. dijo...

Coincido en el afán de protagonismo y en la indefensión del jugador a manos de este personaje.
No lo extraño.
Pero confieso que me enervan los árbitros que no cobran faltas dentro del área que sí cobran afuera de ella.
Respecto de número de penales, no sé cuántos podría haber ni cuál habrá sido el récord; la selección recibió alguna vez 3 a favor contra Colombia y otra 3 en contra contra Brasil.
Creo que lo más difícil, para combatir la "indefensión" del jugador es lograr que haya una mínima unidad de criterio referil.

Mariano dijo...

Para mí, la única posibilidad de que haya unidad de criterio es que todos los partidos los dirija el mismo referi.
Y ni así, me parece.
Abrazo