viernes, 9 de agosto de 2013

Massa y las AFJP

En lo que me pareció (a mí) un gesto excesivo para con quien es un candidato a diputado que todavía no atravesó las PASO, ni cuentq con una estructura política consolidada más que en la posibilidad (todavía no confirmada) de que puede ganar (peeero...De Narváez también ganó una vez una legislativa en la PBA, y a Néstor, no a Insaurralde), una parte importante del empresariado nacional se reunió con Massa y de este modo dio inicio a su lobby por la parte por la cual inician el lobby siempre: escuchando promesas.

Baleno comenta acá algunas cosas.
Y Abel hace un análisis muy agudo sobre cierto aspecto de la charla. En que señala por un lado el anacronismo de hablar de plata fácil y crédito barato cuando la FED empieza a dar señales de que las tasas van a subir, pero por otro lado plantea un debate más ideológico (pero también técnico) respecto de lo que es el endeudamiento externo (público y privado, pero principalmente público), aún cuando la toma de crédito original sea a tasas bajas.
Es notable lo que expresa Abel de algún modo: hablar de tasas bajas para tomar crédito, sin hacer la prospectiva del perfil de vencimientos de deuda año por año, y sin evaluar qué nivel de déficit financiero por ejercicio anual puede ser manejable para el estado (en el sentido de que pueda financiarse alternativamente sin generar grandes desequilibrios macroeconómicos) es ignorar olímpicamente que si el déficit financiero es elevado no se puede eludir la refinanciación, con lo cual las tasas bajas de hoy no tienen importancia, porque tomás deuda hoy al 2%, pero si no podés pagar completos los vencimientos cuando las tasas suben vas a tener que refinanciar al 10%. Con lo cual tomar deuda a 20 años pensando exclusivamente en la tasa actual es por lo menos imprudente.
Digamos: tasas bajas las pelotas. Técnicamente hablando.

Pero me quiero detener en un tema que se planteó, y que a mi juicio fue criticado con cierta injusta dureza, al calificárselo como "la vuelta de las AFJP". Soy demasiado haragán como para ponerme a buscar ejemplos de críticas, pero estoy seguro de haber leído algo así en algún lado.
Massa, creo, habló de crear un sistema de seguros de retiro, de capitalización de ahorro previsional, complementario del régimen de jubilaciones de reparto. Y en ese caso, y si definimos bien la complementariedad, yo estoy de acuerdo.
Y fue explícito además a la hora de decir que un sistema de capitalización universal no funciona.

Ahora bien, un sistema segmentado, en que la parte más jugosa la abarcan los privados y la parte deficitaria la toma el estado tampoco sirve, porque implica que el estado se haga cargo de un déficit para garantizarle la renta a las entidades bancarias que se dediquen a este negocio. En eso Massa o no fue explícito o al menos los que yo leí que levantaron la nota no lo fueron.

Vamos por partes:
Primero, sistemas complementarios implica que el sistema de jubilaciones de reparto sea universal, en cuanto la prestación, pero principalmente en cuanto al aporte. Obligatorio y compulsivo. No se puede decir "dejo de aportar al Estado, total mi jubilación me la va a pagar el banco privado al que le arme un seguro de retiro". No, armate un seguro de retiro si querés tener una jubilación privada adicional el día que te jubiles (o te quedes sin trabajo), pero seguís aportando al estado, porque con tus aportes se pagan las jubilaciones de los actuales jubilados.
Esto es importante dejarlo bien definido, porque hay países en el mundo en que el sistema previsional está segmentado. Y el estado se hace cargo de la parte deficitaria (es decir, abarca el segmento donde los aportes son pocos para cubrir las jubilaciones que hay que pagar), y los privados ven garantizada su renta, al limitar su campo de acción al segmento de salarios más altos, el ABC1.

Ahora bien, este negocio de seguros de retiro complementarios, de ponerse a funcionar, podría ser una buena aspiradora de ahorros de personas con ingresos elevados, a la cual destinen tal vez cierto flujo que hoy dedicarían a la compra de dólares o al consumo de bienes suntuarios importados y onerosos en divisas, motivos por los cuales hubo que implementar el control de cambios y la intervención del comercio exterior. No sería ésta (los seguros de retiro) una solución definitiva a los desequilibrios pero sí supondría agregar un producto atractivo al menú del ahorro formal para segmentos de la población renuentes a confiar en la moneda local como reserva de valor. Y significaría además la "repatriación" de cierto flujo de ahorros que hoy se va a la contratación de seguros de retiro en EEUU, por ejemplo.

Se me dirá que es habilitarle un negocio extra a los bancos. Sí, obviamente. Un poco menos jugoso que la especulación con billetes verdes que realizan en el mercado informal a través de sus kiosquitos, llamados cuevas. Pero sí, sería un negocio extra para el sector financiero. Es lo que hay.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Adiós al pretendido "peronismo" de Ma$$a. En los últimos días de la campaña el engendro nordeltiano con ínfulas de estadista, dejó bien claro a que sectores económicos y sociales representa en verdad (y no son precisamente a los más populares). Para una muy buena aproximación a las medidas económicas que tomaría el nuevo representante del duhaldo-menemismo en la Argentina, recomiendo la lectura de la semblanza hecha por el amigo Baleno :

http://elmagma.blogspot.com.ar/2013/08/el-programa-economico-de-massa-es.html

Jauretche not dead.

anibal dijo...

Para que un sistema de seguros de retiro optativo funcione y sea atractivo (con aseguradoras locales) se deberían ofrecer incentivos fabulosos, como desgrabaciones impositivas y demás, agregándole un capítulo más a la larga lista de iniquidades tributarias. Caso contrario quién lo contrataría? Esos seguros normalmente tienen muchas restricciones para retirar el dinero. Si no me equivoco todavía hay AFJP residuales donde uno podría aportar si quisiera.

Sobre el comentario de refinanciamiento de deuda, que me parece muy bueno, quisiera hacer notar sin embargo que en un contexto de crecimiento económico promedio durante el plazo de la deuda, el monto a refinanciar sería mucho más bajo que el tomado inicialmente como porcentaje del PBI, y por ende más manejable fiscalmente.

Norberto dijo...

Eso sería en un país normal Anibal, y hablando sólo del Estado, pero tomar financiamiento externo por fuera de las garantías requeridas para acceder a tasas bajas, es decir contratar un préstamo con el FMI, con sus condicionalidades.
Y es mas, eso tal vez no sería inconveniente para el caso que tuviéramos un gobierno responsable, pero abaratar el crédito externo es abrir la puerta para que los privados hagan su festival de créditos y autocréditos, que religiosamente dejarán de pagar exigiendo seguros de cambio, etc, y que en última instancia será el Estado quien pague, es decir nosotros como siempre, como en el '83 o el '02.
Nosotros somos Ella, abrazos

Mariano Grimoldi dijo...

Aníbal: la posibilidad de descontar de la base imponible de ganancias la plata aportada a la conformación de un seguro de retiro ya existe. Si contratás un seguro de retiro en el exterior lo descontás en la declaración jurada, igual que los seguros de vida.
Que eso haga atractivo al producto, no lo sé. De todos modos tampoco creo que los bancos tengan costos extra por poner en funcionamiento estos productos. Al ser un sistema complementario no requerirían la administración especializada de los fondos de pensión. No es necesario que sean tan conservadoras las inversiones, pueden darse el lujo de operarlas con los mismos criterios que otros portafolios con los que arman fondos de inversión. Es decir, aunque se sumen solamente 20 personas a la iniciativa, al menos no complica.
En relación a la toma de deuda, ya hay un stock de deuda contraído previamente. Que tiene un perfil de vencimientos determinado. Si uno toma deuda nueva sin tomar en cuenta ese perfil de vencimientos de la deuda contraída con anterioridad, corre riesgo de tener que refinanciar montos que le modifican todo el perfil de vencimientos posterior. Como señala Abel en su posteo, ya nos pasó esto durante la convertibilidad, y el resultado fue que una deuda aparentemente razonable en pocos años se volvió impagable.
Un abrazo.

Erkekjetter Silenoz dijo...

Conozco el sistema de los seguros de retiro, inclusive de cuando acá estaban prohibidos y se los denominaba off shore.

Como dice Mariano, los planes son buenos o piolas pero hay que tener en cuenta que funcionan en el largo plazo para cuando te jubiles, están pensados de esa forma. Por eso las sumas destinadas a estos no deben ser muy altas precisamente para que no te jodan en tu presupuesto mensual y así sea sostenible en el tiempo (el cálculo era que los importes destinados a este tipo de planes no debían pasar el 5% del ingreso del asegurado)

Se puede rescatar después de algunos pocos años pero perdés guita.

Además esa guita se destina a fondos de la aseguradora enganchada con un banco, compuesto por inversiones seguras y, obviamente, con menor rendimiento, no se timbea ahí.
Se dirigen fundamentalmente a bonos y acciones de algunas empresas líderes.

El costo para los bancos o aseguradores no es tan alto y como las realizaciones de estos planes son a largo plazo, te imaginarás como se usa esa guita para volcarla a inversión en los países desarrollados

Nosotros tenemos algunos problemas culturales con este tema:
1) Falta de cultura en ahorro vía seguros
2) Llamarlo o encajonarlo en un seguro de vida acá es mala palabra
3) Lo poco afectos al largo plazo

Eagle Star que se instaló en el país para mediados fines de los '90 y sorteó el tema tabú poniendo un seguro de vida de $5000 (acá la Superintendencia de Seguros los obligaba a que sean de vida, obligación que afuera no corría) y lo manejaban como "um plan de inversión" y les caminó muy bien, yo hace algunos años que le perdí el rastro al asunto.

Pero bueno, como opción adicional no obligatoria y sin ningún tipo de relaciòn con tu jubilación en el largo plazo es una buena forma de canalizar ahorro hacia la inversión en lugar de plazos fijos o dólares

Saludos