jueves, 7 de junio de 2012

A propósito del artículo de Rubén Lo Vuolo

Lo Vuolo tiene una virtud muy elogiable. Escribe bien.


Clarín publicó hoy un artículo suyo que (en algunos fragmentos) no escapa a la regla. El expresivo título es: "Sin confianza en nuestra moneda".


Transcribo un fragmento, en que Lo Vuolo parece embalarse (en contra de los propios intereses de su escritura correcta), y cargado de ira inicia un relato acabado de los déficits del "modelo", que son aparente causa de que se haya averiado severamente el "sistema social de pagos":


Pero, mientras tanto, se bajaron reservas del Banco Central para pagos del Tesoro; se dejó disparar la inflación adulterando las estadísticas oficiales para negarlo; se ignoró y hasta se negó la fuga de capitales; se erosionó el superávit fiscal apelando a fuentes de financiamiento no genuinas; se pagó una tasa de interés negativa a los ahorristas en los bancos; se dejó caer el superávit comercial encantados con el crecimiento económico sin preocuparse por el necesario cambio de la estructura productiva del país; se dejó atrasar el tipo de cambio en relación con muchas variables relevantes de la economía. Con estas políticas inconsistentes no es de extrañar la pérdida de confianza en la moneda nacional y la búsqueda de los agentes económicos de otras unidades de cuenta y otras reservas de valor.
 Aunque a más de uno le parezca increíble, creo que es un diagnóstico bastante correcto. Con algunas salvedades. Por ejemplo, en cuanto a las valoraciones implícitas.
"Bajar" reservas del Banco Central "para pagos del Tesoro", por ejemplo. Es discutible que la valoración sea negativa. Depende. Pero en todo caso, no encuentro de qué manera podría eso influir en un aumento de la propensión a atesorar dólares por parte de particulares con capacidad de ahorro.

El ítem que me llama la atención es el que reza "se ignoró y hasta se negó la fuga de capitales". Esto es falso. La formación de activos externos es un fenómeno bastante previsible, casi inevitable, cuando (como pasó en Argentina de 2003 a la actualidad) existen saldos positivos importantes en la cuenta corriente. Acá, en este humilde (humilde) blog dijimos alguna vez que el Central parecía delegar en los particulares (por la vía de la fuga) la absorción monetaria contracíclica. Como decir, más o menos, que la esterilización de pesos a través de Lebacs y/o Nobacs y la salida de dólares tenían un efecto similar sobre los agregados monetarios y sobre las presiones inflacionarias que los desequilibrios en estos pudieran generar. Pero bueno, Lo Vuolo no lee este blog. Hace bien.

Ahora bien, todos estos síntomas patológicos que Lo Vuolo diagnostica (con luces y sombras, creo que bastante correctamente en general) lo hacen arribar, insólitamente, a la conclusión más erronea de la historia. O al menos con condiciones para pelear por ese trono.

Los argentinos tenemos alta propensión a atesorar dólares, creamos nichos de mercado en que el dólar se utiliza además como unidad de cuenta y como medio de pago, desde mucho, pero mucho antes de que se "bajaran las reservas" (que antes se "subieron" con una celeridad inédita en la historia argentina, vale decirlo también), se dejara disparar la inflación, se interfiriera en la confiabilidad de los índices del INDEC, se erosionara el superávit fiscal (sic, el que tenga algo para decir sobre esto lo consulta con Lo Vuolo), se deje caer el superávit comercial, etc., etc., etc., e incluso desde bastante antes de que Cristina fuera presidenta, y con más intensidad además (como ya se dijo en el humilde (humilde) blog de marianito) cuando las tasas de interés que se pagaban eran positivas, la inflación no erosionaba nada y los bancos de inversión, las consultoras y los brokers estaban chochos con el INDEC y sus numeritos.

Lo único que cambió en estos años es que ante la coyuntural escasez, el Gobierno prefiere desabastecer la demanda de particulares, antes que financiar su abastecimiento con deuda externa, como ocurría en los célebres tiempos de dictadura cambiaria (1 a 1, de prepo para todo el mundo, y al que no le gusta se funde por gil), a la par que se constituye (el Tesoro) en principal demandante debido a que intenta afrontar sus compromisos en moneda extranjera con recursos genuinos y sin crédito.
Pero la propensión de los particulares a demandar dólares, no veo que se haya modificado dramáticamente. Está en un punto relativamente alto en el promedio de los últimos 10 años, pero sin salirse de la franja esperable de comportamiento de la sociedad argentina. Incluso bastante por debajo de los buenos tiempos de tasas reales positivas (que como todos sabemos, no desincentivan un carajo la demanda de dólares para atesoramiento, pero parece que hoy queda bien decirlo, incluso si uno es un economista "de izquierda").

10 comentarios:

Mariano T. dijo...

Vos decís que la demanda de dólares es una tasa anual? Todos los años?

Eduardo dijo...

En realidad creo que el gobierno no "prefirió" financiar su abastecimiento con demanda de particulares, sino que no le quedo otra opción, dado que seria muy difícil para la Argentina endeudarse en dolares.
Por otro lado, endeudarse per se, tampoco tiene que algo necesariamente malo. Depende del contexto y las circunstancias. La Argentina podria tranquilamente hoy en dia endeudarse responsablemente, sin hipotecar su futuro.

Por otro lado me suena medio contradictorio que por un lado el gobierno haya dicho varias veces que la demanda minorista de USD no es la verdaderamente relevante en el historia y por otro lado, sea necesario restringir esa misma demanda para poder pagar deuda externa.

Mariano dijo...

Mariano: no entiendo bien la pregunta.

Eduardo: el gobierno deliberadamente evitó el camino del endeudamiento. Hubo una interna (ideológica) bastante importante a fin del año pasado, entes de la mini corrida (el trotecito, digamos) contra el peso por ese motivo. Lorenzino ya tenía probados los trajes del road show. Los bancos que iban a participar eran tres: Lloyds, Barclays y Deutsche, si no me equivoco. Ya estaba todo casi cerrado. Hoy es otra cosa, pero en ese momento se podía y se estuvo a un pasito de hacerlo.
Opino igual, endeudarse no está ni bien ni mal. Y por ahí hubiera sido conveniente hacerlo a fin del año pasado (yo defendí esa idea entonces, pero tampoco con una gran convicción porque uno no sabe tanto tampoco como para hacerse el que tiene la posta, que los que tienen poder de decisión no saben ver a pesar de ser tan evidentes).
En fin.
Una cosa más: en política las contradicciones son frecuentísimas. Y el discurso político y su relación con la verdad es muy particular. En este caso, se trata de decir la "verdad" antes. O sea, imponerle a la realidad lo que se anticipa en el discurso. Si fallás, entonces resulta que mentiste. Son un poco las reglas del juego.
Saludos

pipo dijo...

LO VUOLO EL DE LA GORDA ANARNJADA ??????? ANDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, DEJEN DE JODER !

pipo dijo...

LO VUOLO EL DE LA GORDA ANARNJADA ??????? ANDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA, DEJEN DE JODER !

Daniel dijo...

Es una apuesta no endeudarse. Es una apuesta, desendeudarse. Mas allá de si saliendo del default (habría que pagarle al Club de Paris), sería "bueno" tomar guita "barata".
Es muy lindo llegar un día a deuda externa con privados = 0.
Una cuestión de honor, o algo así. Y creo que con muy buenas consecuencias.
Lo que si, habrá que soportar a los medios que con el aporte de los financistas internacionales dirán que estamos peor que nunca o cosa por el estilo.

LolaMento dijo...

¿Los blogueros K con dos dedos de frente que denunció Lanata existen?. Este pelotudo que escribe como Pipo escribió lo mismo en Reflexiones Siesteras.

Lo Vuolo cantó la justa en el 2003... da un poco de miedo esa nota.

Mariano dijo...

LolaMento: Lo Vuolo cantó la justa en 2003. Puede ser. En el artículo que yo comento, dice cosas dignas de Melconián, de Rojo. Para economistas liberales, hay algunos más creíbles y respetables que Lo Vuolo, que a lo sumo será un converso.
Saludos

Obser Vero dijo...

Si Lo Vuolo -que demostró ser lúcido y valiente- "se convirtió" (yo no creo que sea asi) entonces merece atención sus razonamientos.

Si no se convirtió (creo que es el caso) y aunque no sea un liberal puro tambien esta bueno ver lo que dice...

No se, la pegó en el 2003, pienso que queda demostrado de que se trata de una persona que piensa bien.

Aplicarle epitetos o etiquetas es inutil y contraproducente.

A mi no me importa saber si es o no es mas o menos converso, me importa saber que tan bueno (o no) es su razonamiento

Mariano dijo...

Obser vero: me escribí 200 líneas discutiendo su razonamiento. Y vos te quedaste solamente en mi último comentario. Ponele un poco de tu parte también.
Es una broma.
Saludos