domingo, 3 de junio de 2012

$5,10 en las casas de cambio, y cómo a veces sería mejor callarse la boca

Alguien en algún momento va a tener que explicar qué corno quiso decir el senador Aníbal Fernández ayer, cuando habló del dólar en las casas de cambio a $5,10. Propongo que las explicaciones las dé la realidad.
A contramano de lo que se escucha por ahí, en materia de dólar, me parece que se habla demasiado.

Nadie es lo suficientemente ingenuo como para no saber que el gobierno puede tener contacto con los operadores que manejan el mercado informal. Sobre todo porque se trata de personas honorables. De esas que se rompen el lomo laburando para que al final la AFIP les saque el fruto de su trabajo para pagarles a los vagos que cobran por tener hijos, y desvían apenas una parte de ese fruto a la evasión, solamente para no ser estrangulados por la fiesta de gasto público.
Ahora, transformar esos contactos en una actividad oficial comunicada casi formalmente es una barbaridad. Y de las inaceptables.

¿Cómo vas a legitimar el accionar clandestino? ¿Y cómo vas a negociar con los tipos a la luz del día los márgenes del negocio? Como broche final a la saga, propongo que Cristina se reúna con los principales traficantes de drogas y armas (aprovechando que se trata de otras personas honorables que le dan a trabajo a familias enteras de inmigrantes en los talleres clandestinos de las villas de emergencia donde se maneja el menudeo, mientras la porción grosa se camufla en containers hacia Europa mejorando el saldo de la balanza comercial, no como en México que son asesinos), para negociar las condiciones en las cuales ingresan los dólares obtenidos de sus actividades al mercado formal, de un modo que les permita mantener sus márgenes pero en niveles más aceptables para el desenvolvimiento general de la economía.

Lo que sospecho es que tal vez estemos ante otro asunto.
Un desdoblamiento del tipo de cambio no oficializado. La anulación del mercado informal por asfixia, a partir de negociar con las casas de cambio un spread más alto entre el precio que pagan para adquirir los dólares en el mercado mayorista, y el precio que les cobran a los compradores minoristas, acompañado (quiero suponer) por una flexibilización en las ventas, ya que sin este componente la maniobra sería una inútil expresión de deseos.

Esto sería directamente un desdoblamiento del tipo de cambio, si tenemos que el dólar comercial (para la venta a exportadores y para la compra por importadores) se mantendrá en valores cercanos a los actuales, canalizado por los bancos.
Y que el dólar financiero o turístico se canalice a través de las casas de cambio, con permiso para manejar un spread de 10 o 15% respecto de la cotización "oficial" (que en realidad sería la comercial, o sea el valor que el Central les reconoce a los exportadores cuando liquidan divisas, o que les autoriza a los improtadores cuando giran pagos al exterior). Una especie de subsidio cruzado de exportadores y ahorristas en moneda extranjera, para importadores y casas de cambio.

De lo contrario, estaríamos ante una devaluación del tipo de cambio, tradicional, brusca, de las que no nos gustan, de las que supuestamente estábamos evitando para defender el poder de compra del salario (que se va a resentir igual con el desdoblamiento encubierto).

La otra posibilidad es la que narrábamos al principio. Que efectivamente el Gobierno haya negociado los márgenes de rentabilidad del mercado clandestino...

En cualquier caso, los pobres tipos que compraron a 6,15 o 6,20 gracias a los consejos implícitos de Lanata y Bonelli se van a meter los dólares en el orto. Si todo sale medianamente bien...

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Una anécdota personal, hace ya muchos años durante el gobierno del Dr.Alfonsin existía un desdoblamiento del tipo de cambio,uno para pagar servicios en el exterior y otro no oficial,paralelo.Un experto,de esos que siempre existen me contacto en mi oficina ,un viernes por la tarde, consultándome si disponía de efectivo,asombrado le respondí que disponía de un saldo en el banco pero que el día lunes entraban unos cheques y tenia que cubrirlos, respondió que no había ningún problema y que podíamos hacer una diferencia en horas mayor al 30%. Me propuso la siguiente operatoria, comprar autorizado por no se que circular del banco central dolares a un valor X ,por pago de servicios de inscripción de marcas en el registro de propiedad de Uruguay esto se hacia en , no recuerdo si en Cambio Baires con lo cual nos entregarían un cheque ,el cual se vendía luego en el mismo lugar o en Casa Piano al valor del paralelo.Todo el tramite llevaba no mas de 1 hora.Para inscribir y presentar las inscripciones en el banco central había 6 meses de plazo. Refiero esto porque la Presidenta hizo semanas atras un comentario sobre algunos pagos de servicios juridicos en el exterior,y cuantos años han pasado,cuidado con los mayoristas de cambio ,cuidado con las lineas gerenciales del central que conocen y saben de estas maniobras.Señora Presidenta coincido con ud. en que sola no puede, por eso cuidado no solo con los colaboradores que ud. nombra, que seguro son leales,pero tambien con las lineas establecidas de años que mas de una vez tergiversan las buenas intenciones

Mariano dijo...

Sí, anónimo. Me parece que la presidenta se refirió a eso pensando en la simple operación de contratar servicios ficticios en el exterior (asesorías, etc.) como una encubierta de remesar utilidades por parte de las multinacionales. Atrás de esa simple maniobra de fuga de dólares puede haber infinitas derivaciones como la que vos mencionás. Y coincido plenamente respecto de las segundas líneas que trabajan en el estado.
Un abrazo

Mariano T. dijo...

No será que le venden dólares a 5 para que revendan a 5,10? Como es un mercado chico, capaz que con 30 palos el primer día y 10 los siguientes lo pueden bajar.
Pero estamos en la misma, nadie se pregunta porqué la gente quiere sacar los dólares, en vez de traer los que estan afuera?

Rafa dijo...

Brillante, Mariano. Un comentario y una duda: el año pasado vendí U$S para comprar euros en la Suc. Banco Nación de Ezeiza, por un viaje a Europa. Me habían advertido que si quería cambiar los U$S allá iba a perder muchísimo. Y a pocos pasos del BNA en el aeropuerto había una casa de cambio que debía operar con ese sistema ya que la diferencia entre compra y venta era enorme. O sea que no es lo habitual en el "mundo" poder cambiar divisas a la paridad oficial, o me equivoco?

Un abrazo.

Mariano T. dijo...

Hay distintos niveles. En Europa al chiquitaje lo matan en las casas de cambio y los bancos. Es un tema de volumen. Cuanto más rara es la divisa, mayor es el spread. Si acá querés comprar yuanes (antes del despelote) te asesinaban. El producto más transado, y por lo tanto con mayor competencia y menor spread, es el dolar, en todos lados.

Rafa dijo...

Pero entonces ser cambista en Europa o es un negoción, o los matan con algún impuesto. Si ya para comprarte dólares te arrancan la cabeza, no me quiero imaginar qué pasa con otras monedas.

Anónimo dijo...

Experiencia propia ya que viví en varios países europeos: comprar dólares en Europa es mil veces más difícil que en Argentina, esa costumbre de comprar 100 dólares ponele, es desconocida.

La venta de divisas en grandes volúmenes está controlada por el estado, como en cualquier país normal. En Italia, por ejemplo, con las leyes anti mafia para cambiar dólares te hacen una colonoscopía.

Los argentinos que recién llegan a Europa se asombran de no poder cambiar verdes con la libertad que hay en Bs As, pero es que la argentina es una situación anormal producto de una economía dolarizada hace ya mucho tiempo.

Andá a un banco europeo a tratar de abrir una cuenta en dólares con mil verdes y vas a ver qué te dicen. Por ahí lo hacen, pero te cobran unas condiciones que desistís de la idea.

El argentino mediopelo gorila es un pelotudo que cree saber cómo son las cosas en "el mundo" cuando en realidad es un provinciano cerril, tarado y violento. No tiene cultura, no tiene valores, cree que "los negros de la villa son manipulables y corruptos" mientras que "nosotros sí pensamos con la cabeza".

Esa sensatez y sobriedad los llevó a votar para pagar la videocasetera, que es mucho más responsable que votar por un choripán, bistes.

Mariano T. dijo...

En el primer mundo el chiquitaje no especula en monedas. Y si lo hace compra bonos, de cualquier país, que es comprar divisas y reibir intereses a la vez. Cuando viaja, va al banco y compra algo de efectivo, lleva la tarjeta de crédito, y en cualquier cajero del mundo le dan moneda local y se la descuentan de su cuenta originaria, que es la manera más barata (los argentinos ya no podemos).
Pero la gran diferencia, y que la bestia de arriba no se da cuenta, es que ningún país del mundo tiene una inflación del 25%. Y encima por varios años como nosotros. En todos los países se cree en su moneda, porque tienen moneda.

Mariano dijo...

Rafa: en algún punto hay una cuestión de mercado en el precio al que venden las casas de cambio. En el aeropuerto es más caro el dólar que en el centro. Ponen el precio que quieren, pero tiene que ser aceptable para el cliente.
Y la cuestión de volúmenes que dice mariano T. influye mucho en el precio. Es igual que en cualquier mercado. Intercambian volumen con margen.
Abrazo.

desvinchado dijo...

Todo bien con lo de la inflación, pero lo del dolar es histórico. Por otro lado, y a menos que no estés en medio de una corrida, los controles desalientan la dolarizacion.