viernes, 17 de diciembre de 2010

Exportación de trigo

Me meto con el tema del trigo, sabiendo que tal vez Mariano T. me tilde de ignorante.

Es sabido que los productores se encuentran en pie de guerra. Y que el ministro Domínguez intenta buscar paliativos (subsidios) para que las disputas no se generalicen.

Denuncian los productores que la intervención estatal en el mercado, comandada por Guillermo Moreno, realiza una transfrerencia neta millonaria desde los productores a los molinos y exportadores (grandes empresas, trusts, holdings, multinacionales).

Es un debate que por momentos, así planteado, retrotrae la discusión a épocas remotísimas: librecambistas contra mercantilistas.

La cuestión es así, a grandes rasgos: el accionar del Estado tiende a regular (entorpeciendo) las exportaciones, mediante el otorgamiento de cupos. Esta situación les permite a los molinos y las exportadoras especular con la compra de trigo. Al tener trabada parcialmente la exportación tienen margen para elegir cuándo y a cuánto comprar, o si comprar o no. Los productores ven cómo la materia prima que producen se devalúa.

Es cierto que los exportadores y los molinos adoptan una posición dominante que perjudica fuertemente a los productores. Y, obviamente, obtienen rédito.

Pero el tema está lejos de agotarse allí.
Todo lo que afecta a precios de materias primas está relacionado directamente con las condiciones de procesamiento de las mismas.

La apertura de la exportación, por supuesto que mejoraría las condiciones de los productores. Las exportadoras, por su parte, también ganarían en ese contexto (porque siempre ganan). El tema es que abrir exportaciones significaría un incentivo (histórico en Argentina, por propia dotación natural de recursos) a la primarización. Allí reside la complejidad del asunto.

De querer convertirnos en el granero del mundo, la cosa se solucionaría fácil. En ese terreno, entonces, también está planteada la discusión.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Tenés razón: tu post es de cuarta.

¿Pensás que el gobierno traba las exportaciones de trigo pra convertir a la Argentina en un "tigre industrial"?
¿O pensás en realidad que puede servir aunque sea indirectamente al desarrollo nacional?

La verdad es que si el sector primario en Argentina sigue gravitando es porque el modelo de desarrollo del sector industrial nunca se planteó como meta ser medianamente competitivo, de hecho es totalmente dependiente de las divisas generadas por los granos.

Después aparece gente diciendo: ¿no será que abrir las exportaciones de trigo favorece la primarización?
Lamentable falta de concepto.
(Alcides Acevedo)

Udi dijo...

Su post, Mariano, se hace las preguntas correctas. Alguno - que ya tiene las respuestas, se ve - puede pensar que llegar a la meta es sólo cuestión de proponérselo.
Voy a probar, me calzo los cortos, entreno mucho, y quizás llegue a la primera del Barsa...

Mariano dijo...

Alcides Acevedo: a ver si entendí tu brillante concepto (no lamentable como el mío).

Abramos las exportaciones de trigo, que eso genera divisas, que son vitales para la sustentabilidad del sector industrial.

Si fuera tan fácil todo, serías presidente.
Un abrazo

manuel el coronel dijo...

Así es compañero, si quiere se lo hilo más fino, individualismo versus gobierno de inclusión. Dominguez no es ningún gil, sabe bien como ir logrando de apoco, el apoyo de varios productores para volver al fin a un ente regulador de precios. Y eso desespera a muchos.

Una de las grandes dificultades hoy, para esa tarea, son los canales de comunicación que se disponen.