martes, 7 de diciembre de 2010

Club de Paris: un poco de historia y mitología.

La primera noticia que aporta la historia sobre algo conocido como Club de París, data de 1956, o 1957.

Sus causas, al menos en lo que tiene que ver con Argentina, se relacionan con los hechos fundacionales de nuestra deuda externa.

En 1946, Perón se encontró con unos títulos de deuda ingleses por U$D 500 millones, nominados en libras esterlinas, que habían sido entregados como pago por provisión de alimentos (mayormente carne) durante la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo, Argentina debía una cifra similar en dólares a EEUU.

Los títulos ingleses no devengaban interés. Lo que Argentina debía a EEUU sí.
Por ello, la idea de Perón fue cancelar las deudas a través de una triangulación: que Inglaterra, en lugar de pagarnos a nosotros, le pagase directamente a EEUU, y listo, chau ambas deudas.

La operación fracasó porque EEUU no aceptó títulos nominados en libras. Entonces Perón se encontró con un montón de promesas de libras que servían para poco y se desvalorizaban. La estrategia fue: nacionalizar activos ingleses en Argentina, y pagar las indemnizaciones con títulos en libras. Mientras, con las ganancias obtenidas por las empresas adquiridas (ferrocarriles, teléfonos, gas) ir cancelando la deuda con EEUU.

En 1956, el gobierno al mando de Aramburu decide abortar este plan, y contrae un crédito por U$D 700 millones, con un grupo de bancos europeos, con el fin de "restaurar el comercio". Es decir, Argentina tomaba deuda en Europa, para con esa plata comprar productos importados, provenientes de... Europa. Negocio redondo, para Europa.

Tal crédito sería manejado de forma tal que quedaría cancelado, en la visión de los especialistas que trabajaban para el Estado argentino, en el plazo de un año.
(Estoy tentado de decir por supuesto), la realidad fue más esquiva, y las dificultades financieras impidieron que tal fin se alcanzara.
El resultado fue el imaginado: Argentina necesitó refinanciar su deuda.

Ante esta "inesperada" situación, el Ministerio del Tesoro francés decidió fundar una oficina que, desde París, renegociaría la deuda Argentina. El nombre que se le dio a esta oficina que representó los intereses de los bancos europeos acreedores, fue Club de París. Con el correr de los años, esta oficina se transformaría en una especie de institución prestamista, fondeada por entidades y Estados diversos.

Para esta misma época (1956, año más, año menos) se funda el Fondo Monetario Internacional, y por recomendación de Raúl Presbisch, Argentina se convierte en miembro, adquiriendo una cuota parte en DEG (Derechos Especiales de Giro, que es la moneda convertible respaldada por el Fondo).

A partir de allí, la historia se hace conocida y paradójica. Sobreendeudarse parece ser "estar relacionado con el mundo". Cancelar deuda, desendeudarse, tomar la menor cantidad posible de crédito nuevo es estar aislado.

3 comentarios:

delsur73 dijo...

El FMI se crea en 1945, cuando el fin de la guerra es inminente. Su objeto era evitar una crisis financiera similar a la pos 1ra guerra. Mi General,JDP,se opuso pues a ingresar a ese "club" pues comprendió que era negocio de "otros". Tuvo que llegar la Rev Fusiladora para, con Prebich, ingresar a ese organismo de control imperial, chauu HORACIO

Mariano dijo...

Vale la aclaración.
Gracias. Saludos

Algún Peronista dijo...

Muy buen post.
Asi es, te presto si me compras a mí. Baratito.