domingo, 5 de agosto de 2012

La colocación exitosa de deuda por parte de Scioli

El viernes Scioli colocó deuda por 885 millones de pesos.

Las particularidades del bono emitido por la Provincia dan cuenta parcialmente de cuál es la situación de la economía argentina actual, en materia cambiaria y fiscal.
Lo primero que hay que decir es que la colocación fue exitosa. En el siguiente sentido: convocó la participación de muchos ahorristas, y la cantidad de pesos recaudados por el gobierno provincial superó las expectativas iniciales.

Esto implica dos cosas: por un lado, que también se acrecientan las obligaciones de pago futuras para la provincia. Por el otro que los intermediarios de la operación hicieron un negocio mejor que el esperado. Estos son: el Banco Provincia (bien) y la sociedad Puente hermanos. Algún día habrá que indagar (para conocer cuestiones políticas conexas a estos hechos) el régimen de propiedad de ese tipo de firmas que suelen sacar jugosos  réditos de los ahogos presupuestarios estatales, y que funcionan a su vez como consultores de inversiones, agentes de bolsa, operadores cambiarios y agencias de turismo.

El bono de Scioli está atado a la cotización oficial del dólar. Lo cual hace que algunos medios periodísticos modalicen el alto interés despertado en los ahorristas con la aparición de un "a pesar de".
Y en realidad es al revés. Scioli les otorga a los ahorristas, pagándoles aparte un interés de 9% anual, un instrumento cuyo valor nominal se moverá al compás de la devaluación. La provincia se hace cargo de otorgarles a los inversores un seguro de cambio por los pesos invertidos en la compra del bono.
Y cómo los ahorristas van a despreciar la oportunidad de participar de operaciones regidas por el valor oficial del dólar, si están justamente comprando un papel símil dólar al precio oficial? O sea, lo consideran barato, y cubierto de las expectativas de devaluación, que es el motor de la sobrevaloración del mercado paralelo.
Para decirlo claramente, la cotización del dólar paralelo no sería tan alta ni tan publicitada, sino existieran lobbys a favor de una devaluación brusca. Por ende, joven especulador, si te ofrecen un instrumento que te cubre de una devaluación brusca, ¿para qué te vas a calentar con el fetiche del dólar paralelo? ¿Para que Bonelli pueda seguir haciéndoles creer a sus jefes que entiende algo de todo esto?

El problema de estos instrumentos (el bono provincial) es que todo lo apetecibles que pueden ser para tipos con muchos pesos encima, y para la provincia en el corto plazo de la obtención de fondos, puede volverse en contra en un futuro no muy lejano, de un año. La licuación de obligaciones fiscales que se suponen de una devaluación, en este caso se vería compensada por este tipo de instrumentos.
Una devaluación mayor del peso supondrá mayores márgenes de rentabilidad para los tenedores de estos bonos. Y una transferencia de recursos mayor desde los sectores asalariados hacia los sectores rentísticos.

No hay acá ninguna acusación a Scioli ni a Batakis que tienen que operar dentro de los limitados márgenes que les impone una realidad inocultable de transferencia de pasivos desde Nación hacia algunas provincias. Pero sí es conveniente remarcar los riesgos de las emisiones de deuda en los mercados voluntarios, y por qué hay algunas personas obstinadas en evitarlas.


3 comentarios:

uno dijo...

Uh, se me borró el comentario creo.

Decía, que aún con indexación por tipo de cambio, supongo que este tipo de deuda es más pagable que la deuda en dólares no? Conseguir pesos por más indexación que haya siempre debería ser más fácil, al menos sin problemas políticos mediante.

Por otro lado, preguntaba por el BODEN 2015, que según leí se puede comprar en pesos y cobrar en dólares. Cuál es el negocio para el estado en esa emisión? Si tiene que pagar en dólares, no le conviene al menos que la emisión sea también en dólares?

Mariano dijo...

Uno: la emisión del BODEN 15 fue en dólares, o sea el estado tomó dólares.
Lo que se hace en pesos son las negociaciones en el mercado secundario, a una cotización de dólar que es la que se conoce como contado con liqui. Estará en unos 5,40 más o menos. O sea, el que vende es como que vendiera dólares a un 20% más que el valor oficial. Y el que compra está adquiriendo dólares a futuro (si espera el vencimiento) o inmediatamente, si tiene cuenta custodia en Nueva York y los vende allá (porque allá sí se negocian en dólares). Hoy está pagando mucho por obtener esos dólares, pero de otro modo sólo podría comprar a 6 pesos en el mercado paralelo.
Pero, volviendo, al momento de la emisión el estado recibió dólares en la colocación, y por eso ahora paga dólares en cada vencimiento de intereses (el capital se paga completo al final, que supongo que es abril o agosto de 2015).
Saludos

uno dijo...

Ah, ok, gracias por la aclaración.