martes, 31 de julio de 2012

La descapitalización del FGS


Mientras los talibanes anti-k pierden la compostura abocados a la tarea de denostar a Víctor Hugo Morales, haciendo un equilibrio inmenso para no abandonar nunca la pose de víctimas de la persecución del régimen, prestan parte de su espacio (limitado por la censura dictatorial) a la concurrencia de economistas ortodoxos, que critican el manejo de los recursos que componen el fondo de garantía del sistema jubilatorio.

Es lógico, saben que la administración más o menos libre de ese fondo es una palanca a anular para dejar al estado más a merced del "viento" (que, lamentablemente para ellos, volvería pronto a ser de cola, con lo cual tal vez ni siquiera el improbable éxito en su tarea les alcance).

Uno de estos economistas, subrepticiamente devenido ortodoxo es Claudio Lozano, quién anduvo cuestionando los parámetros de crecimiento del FGS. Dice Lozano, en línea con la posición editorial del informe en el que participó, que mientras el FGS aumentó anualmente en 2011 un 12/13% la inflación fue de 23/24%, lo cual hace que el FGS se descapitalice, ya que su incremento en términos nominales se transforma en negativo en términos reales. Es algo bastante parecido a lo que le pasa a cualquiera que tiene un ahorro y lo pone en un plazo fijo, digamos. Parte de un elemento estructural de un modelo económico que resigna algún beneficio en pos de otros (como ocurre con cualquier administración económica).

Sin embargo, es un punto central para señalar acusatoriamente, tratándose de la fundamentación de quien hasta hace poco sostenía que los excedentes de la renta del FGS no aplicados al pago de AUH debían sustraerse de la capitalización del mismo para pagar el 82% móvil (sumado a otros recursos de improbable obtención, pero bueno, ese es otro tema).
Digamos que esta nueva pose de banquero que sostiene que hay que sentarse sobre el stock, en lugar de ponerlo a reproducir flujos de ingreso tiene aristas interesantes para observar.

Ya dijimos varias veces que el sistema jubilatorio funciona a través de la complementación entre el stock de reservas y el flujo mensual de ingresos. En este sentido, la ANSeS ha dispuesto poner parte del stock de reserva a fomentar actividad económica, resignando una parte del retorno directo de la inversión, pero a sabiendas de que ese retorno se complementaría con incrementos de flujo.

Así funciona con los créditos para la construcción de viviendas. El retorno directo es negativo. oscila entre 2 y 14% de interés. Pero genera empleo registrado, que deviene en descuentos salariales, aportes y contribuciones patronales. Y en una segunda oleada indirecta incorpora al consumo a personas desempleadas, o les mejora los ingresos, de modo que esto también deviene en más flujo para ANSeS, que recibiría parte de lo recaudado por IVA, tanto por el consumo de las familias con ingreso como por las compras-ventas de materiales de construcción, etc.

Esta postura obviamente concluye en un incremento proporcionalmente mayor del flujo de ingresos de ANSeS (que es con lo que se pagan las jubilaciones), en detrimento de la capitalización del FGS, que es un ahorro de reserva.

Ahora bien, para que el fondo de reserva no se descapitalice (como parece pretender Lozano) sería necesario cambiar la concepción.
Poner el énfasis en el retorno directo de las inversiones del FGS. Y dejar de utilizarlo en el pago de AUH, por ejemplo (ni hablar de patinarse el fondo como alguna vez propusieron, en pagar los juicios y el 82% móvil durante un par de años y después vemos).

Trasladado al sentido común. Supongamos una actividad comercial que genera un ingreso. Su dueño tiene un ahorro. En lugar de usarlo para invertir y mejorar las condiciones de su negocio, generándole más ingresos, se preocupa por mantener actualizado el ahorro, guardado en una cuenta en un banco.
Lógicamente, en el sistema jubilatorio las cosas no son tan sencillas, pero sirve un poco para ver por qué Kicillof (líder de la rama judía marxista falopera y saca-presos del kirchnerismo) se sacó el dedo de la boca para decir que los que no querían que ANSeS invirtiera en viviendas eran reaccionarios. Y conservadores.

Por ejemplo, una inversión con un retorno mucho mayor, que no descapitalizaría al FGS podría haber sido la compra de BODEN 2015. Un bono del estado, en dólares, que paga 7% de interés anual (en dos pagos semestrales), que amortiza el capital completo al final, y cuya cotización aumentó en pesos un 26% en lo que va del año. La contra que tiene es que son bonos del estado, y la persecución policíaca sobre las inversiones de ANSeS no se priva de señalar que el FGS "financia al estado" con los bonos de deuda que tiene, y con los plazos fijos que metió en el Nación. Igualmente, a pesar de que a Lozano tal vez no le guste mucho esta alternativa de inversión, sí se la recomendamos (igual que el BONAR 2017) a los que metieron los dólares en una caja de seguridad, que sale cada vez más cara, o los tienen abajo del colchón después de haberlos comprado en una cueva a 6,70. Lamentamos decirles, de todos modos, que el mejor momento para invertir en estos instrumentos ya pasó, pero todavía están a tiempo de hacerlos rendir un poco.

Otra alternativa, para no descapitalizar las reservas del sistema, sería tal vez comprar acciones de EDESUR, especulando con que el estado la rescate. O de Pampa Holding, o alguna otra empresa del sector energético, para aprovechar los beneficios de un aumento de tarifas por el cual se hace lobby constante. Inversiones mucho "mejores" para no descapitalizar al FGS, que prestarle plata al 2 o al 14% a gente sin techo propio para que se compre la casa y que a su vez le de empleo formal a otra gente.

Es que, viste? yo te acepto que hay que tratar de paliar las necesidades y fomentar la actividad y el desarrollo. Pero la prioridad es que no se me descapitalice el ahorro.

2 comentarios:

Mazingerkid dijo...

Que bueno que al final entendés cual es la prioridad, todo el resto sobra =). Impuesto Inflacionario para todos y todas...

Mariano dijo...

Y cuál debería ser la prioridad? Austeridad fiscal y tasas reales positivas?
Te toca convencer a los jubilados y a los asalariados de que eso les conviene.