viernes, 9 de marzo de 2012

Autonomía "con recursos"

El artículo 75 de la Constitución nacional dice:
No habrá transferencia de competencias, servicios o funciones sin la respectiva reasignación de recursos, aprobada por ley del Congreso cuando correspondiere y por la provincia interesada o la ciudad de Buenos Aires en su caso.
En este sentido, la Nación estaría obligada a facilitar los recursos, por ejemplo, en el caso de transferencia de las competencias sobre el transporte público.

Parece fácil de dilucidar el tema.

Sin embargo, es mucho más complejo.
La Ciudad de Buenos Aires (también por mandato constitucional y con acuerdo casi completo de los porteños) es autónoma. Según las constituciones Nacional y de la Ciudad.
La interferencia del concepto de autonomía plantea un problema político de difícil resolución.
La cuestión pasa porque las provincias, todas, son autónomas. Y las autonomías provinciales surgen de que su conformación política es preexistente a la conformación política del estado nacional. Esta preexistencia es sobre la cual se basa la autonomía.

De manera tal que la implantación de una autonomía nueva (en el caso de la ciudad de Buenos Aires), debería realizarse sobre la base de la igualación de un status mínimo comprendido por el concepto de autonomía. Cuando se decide volver autónoma a la Ciudad de Buenos Aires, revirtiendo el proceso de "federalización" inaugurado con la constitución del Estado Nacional en 1853, se acepta además la transferencia de competencias intrínsecas a dicha autonomía (comprendidas digamos en el concepto de autonomía) a realizarse gradualmente en el marco de un proceso de "autonomización".

De manera tal que sería necesario establecer cuáles son las competencias que forman parte de ese proceso de "autonomización" que le permitiría alcanzar a la ciudad de Buenos Aires un status de autonomía como el del resto de las provincias. Porque probablemente y de este modo no estaríamos hablando de una transferencia de competencias excepcionales por un cambio de orden jurídico, el cual sí debería realizarse "con los recursos", sino del acondicionamiento de facultades del gobierno de la ciudad al estado autonómico del territorio sobre el cual tiene jurisdicción.

Por otro lado, hay una cuestión a aclarar, además.
No sé si corresponde decir que en el caso de la transferencia de competencia sobre el rubro transportes, debería hacerse la misma "con los recursos". Porque, a decir verdad, ¿cuáles son esos recursos que deberían transferirse? La plata que aporta el Estado Nacional al sector de transporte urbano es pura y exclusivamente debida a una política específica: subsidiar los boletos del transporte de pasajeros. Esta política no es obligatorio continuarla, de manera tal que si el estado de la Ciudad de Buenos Aires quisiera hacerlo debería dispensarse los recursos propios o negociar con las empresas nuevos cuadros tarifarios, que es como se manejan el resto de las provincias y municipios que administran su propio transporte público. Tal como se había hecho parcialmente con el subte, caso en el cual Nación mostró la voluntad de graduar la transferencia otorgando alrededor de 300 millones de pesos para seguir subsidiando, y que esa plata se pudiera computar en el cálculo para evitar el traspaso a boleto, cosa que surgió del marco de una negociación aceptada por ambos estados.
Porque, por otra parte, ¿cómo se plasmaría en los papeles el traspaso de recursos para subsidios, siendo que los montos son modificables mensualmente? Es ridículo pensar que la Ciudad de Buenos Aires se siente con las empresas a negociar tarifas y subsidios, y que cerrada la negociación, le exija a la Nación que le liquide los montos estipulados por ellos y los empresarios del sector.

Todas estas son complicaciones que surgen a partir de la decisión de "autonomizar" a la ciudad de Buenos Aires. Pero por ese mismo motivo para que la ciudad obtenga fondos adicionales aplicables a obligaciones devengadas de dicho proceso de autonomización sería conveniente remitirse al contrato que rige las autonomías provinciales. Para el caso específico de la guita: ley de coparticipación federal. Hoy la Ciudad de Buenos Aires recibe de coparticipación (transferencia automática) el 1,5% de los fondos coparticipables.

Esto puede resultar insuficiente, depende del parámetro que se utilice para evaluarlo.
En cualquier caso, la discusión habría que trasladarla al Congreso Nacional, y desde allí los legisladores que representan al estado de la Ciudad de Buenos Aires (senadores) y al pueblo de la ciudad de Buenos Aires (diputados) promover acuerdos con los de otras provincias para dar un nuevo régimen de coparticipación que se ajuste más a esta realidad.

6 comentarios:

desparejo dijo...

Creo que ese va a ser un poco el camino. No creo que se plantee la desautonomización. Por otra parte, no sólo los diputados y senadores porteños juegan en esa disputa, corresponde a los demás representantes de las otras provincias hacer lo suyo para que la transferencia no sea tal que sostenga la desigualdad existente entre los distritos. Si la coparticipación sirve para corregir asimetrías entre las diferentes provincias, y debe ir más para los que menos recursos y más necesidades tienen, entonces los que menos necesidades y más recursos tienen deberían recibir en consecuencia con eso.

nix dijo...

me pregunto si no debería ser más fácil determinar cuanto gasta hoy el Estado Nacional en "fiscalizar y controlar" el subterráneo o la concesión o lo que sea. Será tanto dinero?
Los subsidios no son inherentes al transporte. Antes no tenian, luego si, después puede que no. A esta altura ya parece más barato que el gobierno nacional asuma el costo político de subir la tarifa y pasar "fiscalización y control" a la Ciudad.

pd. CABA siempre va ser menos autónoma que una provincia por manda constitucional mientras exista la segunda oración del art. 129: "una ley garantizará los intereses del Estado nacional mientras la ciudad de Buenos Aires sea capital de la Nación". Hoy es la ley Cafiero pero mañana puede ser la ley de "devolución de las inversiones históricas del Pueblo argentino en su Capital".

Leandro dijo...

Hay un asunto que no se tiene en cuenta en este tema. Una enorme porcio de los ingresos de la CABa corresponde a ingresos brutos que pagan empresas que desarrollan actividades en todo el pais, pero aportan ahi porque tienen su casa central ahi. Y tienen su casa central ahi sólo porque "dios atiende en buenos aires", por ser la capital. Es decir, la caba tiene una ventaja comparativa, recaudando gran parte de la produccion de todo el pais por mas que ahi no se produzca nada de nada.
Se me ocurren, asi rapido, grandes cadenas de supermercados, electrodomesticos, multimedios, petroleras, bancos, empresas de telefonia, etc.etc., que tienen sus clientes y su producción mayoritariamente en el resto del pais pero aportan en la CABA sólo por ser la capital.
eso es una ventaja que no se tiene en cuenta al calcular la coparticipacion: se estan beneficiando de enormes recursos que NO PRODUCEN NI NUNCA PODRIAN PRODUCIR. Asi que eso de que la caba recibe poco respecto de lo que aporta es una falacia, porque lo que aporta en realidad se lo esta "robando a otros".

Anónimo dijo...

No, Leandro. Las empresas con sede en la CABA y sucursales en todo el país no pagan todos sus ingresos brutos en la CABA.
Existe el Convenio Multilateral que prorratea compras y ventas en cada juridisdicción.
Sorry. No le demos argumentos a Macri.

Mariano dijo...

Anónimo: una cosa es el Convenio multilateral y otra cosa lo que argumenta el macrismo a través de la gran intelectual Gabriela Michetti. Dice la experta tributarista que la ciudad de Buenos Aires aporta un 25% de la recaudación nacional (IVA, ganancias) y recibe solamente el 1,5% de la recaudación de los fondos coparticipados.
Habría que ver si lo que dice Leandro influye en estos tributos de cobro nacional, y en el registro que se hace sobre dónde se pagan esos tributos.
No sé si se entiende lo que quiero decir.
Saludos

el pincha dijo...

creo que hay también otro tema, el gremio del subte y los de uta, choferes, se llevan puesto a macri en 15 días, supongo que su "equipo" ( como él dice ) sabe que ahi no tiene el menor poder de negociación...
además del dinero hay algo de eso