jueves, 2 de mayo de 2013

"El fin de una era"


Entre junio de 2008 (cuando asumió Guardiola) y diciembre de 2009, el Barcelona ganó todo lo que jugó.  La liga española, la Copa del rey, la liga de campeones europea (estos tres torneos, de forma simultánea), la supercopa española, la supercopa europea y en diciembre de 2009 la copa del mundo de clubes (ex-intercontinental) ganándole la final al Estudiantes de Sabella.
Por la liga 2008-2009 le hicieron 6 al Real en Madrid. Estaban Henry y Eto´o todavía. Fue el 2 de mayo de 2009.

Pero para mí lo mejor vino después.
Porque en un mundo donde se decía que no se podía jugar sin un 9 grandote entre los centrales rivales, donde todos ponían mediocampistas que corrieran por afuera (carrileros), donde se discutía si existía o no el "enganche", donde se decía que los defensores tenían que ser altos, que no se puede jugar sin doble 5 porque no tenés marca en el medio, que hay que ser punzante, que no importa la tenencia de la pelota sino que hay que darle verticalidad al juego, que el futbol se define con pelotas paradas, que con el famoso "tiki-tiki" no se gana nada, que los equipos se arman de atrás para adelante... un mundo en donde más de uno de estos dudosos comentarios eran ascendidos de facto a la dignidad de apotegmas irrefutables secretamente algo estábamos esperando.
Y aparecieron 6 petisos tocando la pelota por el suelo, sacando los corners cortitos, haciendo 6 pases de primera adentro del área antes de definir, jugándola siempre al ras del piso, teniendo la pelota durante 70 minutos de partido sin que se la puedan sacar, tomándose siempre un segundo más para pensar, tocando para atrás o para los costados si hacía falta, y que además de todo son humildes, callados, no hacen bandera, no se la creen, no se quejan ni de las patadas ni de los árbitros, no compiten por ver quién tiene los mejores tatuajes ni quien se levanta a la modelo más perra.
Juegan a la pelota, te pintan la cara, te cagan a goles y se van a su casa.

Yo no sé si será o no el "final de una era" como andan diciendo los medios madrileños y algunos repetidores vernáculos.
Pero aunque lo fuera, la era que supuestamente está terminando es la que más felicidad futbolística nos dio a muchos de nosotros que vivimos cada una de sus heroicas victorias futbolísticas como una revancha definitiva, final.
Personalmente no tengo mucha fe de, en los años que me quedan por delante, ver alguna vez un equipo que juegue así. Y que además represente ideológicamente tan bien lo que yo entiendo y siento por el futbol. Y que le haga cerrar el orto tan sutil y dulcemente a los inventores del juego moderno, al punto de hacerlos arrodillar y modificar sustancialmente sus conceptos para que no se note tanto el ridículo de haber sostenido con petulancia y soberbia que al futbol ya no se podía jugar más tal y como juega el Barcelona.

Barcelona juega sin 9 de área, Barcelona no tiene carrileros, Barcelona no se calienta por poner defensores altos, tiene marcadores de punta petisos y hábiles como los que nos gustaron siempre, Barcelona la saca jugando desde atrás, juega con un 5 parado en el círculo central y un 8 y un 10 a los costados que no "hacen las bandas" sino que tienen la preocupación sencilla de jugar al futbol (pasarle la pelota al compañero mejor ubicado, bah), Barcelona no tiene delanteros potentes, Barcelona no sobreactúa la garra, Barcelona se arma de adelante para atrás y si los de adelante andan bien los de atrás se quedan tranquilos, Barcelona toca la pelota sin desesperarse "como si al futbol se jugara sin arcos".
Y aparte, Barcelona les rompió el culo a todos los que decían que jugando así no se podía ganar nada. Y ganó todo: 3 ligas (y probablemente una más, la actual, con lo que serían 4 sobre 5 disputadas, 3 de ellas consecutivas), 2 copas del rey, 3 supercopas españolas, 2 champions, 2 intercontinentales, 2 supercopas de la uefa.

Yo no tengo más nada para pedirles.

4 comentarios:

Daniel dijo...

Nada más cierto.

el pincha dijo...

y nos faltaron unos minutos, colgados del travesaño, al final, una de esas copas. que hubiera sido si, bah, los hubieran no existen.

Carlos G. dijo...

...y seis semifinales de liga de campeones consecutivas.
Yo no les pido nada pero espero que sigan, que se recuperen del evidente bajón por el que atraviesan desde hace algun tiempo algunos de los referentes con Fabregat, Villa, Xavi o Iniesta.
Aún son jóvenes y quiero seguir disfrutando todo lo que todavía tienen para dar.

Mariano dijo...

Sí, Carlos, más vale, si nos quieren seguir haciendo el regalo de romperles el culo a todos los fundamentalistas de la táctica, la practicidad, el oportunismo, las avivadas, la rudeza, la contundencia y demás "virtudes" futbolísticas con el simple argumento de jugar a la pelota, bienvenido. Ojalá.
Saludos