miércoles, 8 de mayo de 2013

Blanqueo


Es estrictamente cierto: en un proceso desatado con varios años de inflación de entre 18% y 25% anual, expansión fiscal y monetaria, intervención directa e indirecta en la comercialización de materias primas agrícolas e intervenciones varias en el mercado financiero invitando a mantener las tasas de interés en valores negativos (entre otras), era lógico que aparecieran presiones cambiarias.

La alternativa a eso era desplegar un programa monetario más ortodoxo para secar los bolsillos de quienes tienen consumo atrasado, aumentar tarifas como parte de un plan de "sustentabilidad" fiscal y subir tasas de interés para favorecer el ahorro de quienes tienen excedentes pero a su vez encareciendo el consumo a crédito y la inversión productiva, y además mejorar la disciplina fiscal sin expandir el gasto aún cuando hubiera contrapartida de ingresos (leyeron bien: aún cuando hubiera contrapartida de ingresos, ¿o no nos recomendaban crear el “fondo anticíclico”?).

Con eso, más una liberalización de los mercados de commodities para incentivar la exportación, y un retiro del estado a la hora de intervenir en los flujos financieros con el fin de favorecer el ingreso de inversiones especulativas gracias a tasas de interés elevadas (aprovechando el costo de oportunidad que generan las bajas tasas que reinan en los países centrales, como hicieron Brasil, Chile y Uruguay en estos años) seguramente no tendríamos las actuales presiones devaluatorias.
Al contrario, por ahí tendríamos que ver cómo haríamos para no sufrir una apreciación desmedida del peso. Habría que intervenir, tal vez, pero en la dirección contraria. Como Brasil, gravando el ingreso de capitales o promoviendo la compra de divisas por parte de particulares.

Desmantelaríamos buena parte del sector secundario, primarizaríamos nuestro sector exportador y productivo en general, y lo anexaríamos a un entramado de servicios (de tipo financiero principalmente) que actuaría como auxiliar a través de la sofisticación del proceso de absorción y distribución de excedentes.

Ahora, lo que no llego a comprender es cómo desde una postura supuestamente de izquierda se podría preferir un esquema como ese, antes que el actual. La “izquierda” argentina promueve la revolución socialista pero sin control de cambios. "Es tu mach", diría nuestra abogada exitosa.

Un comentario sobre el blanqueo: sin conocer del todo el esquema propuesto, a mí la medida a grandes rasgos no me gusta, pero más que nada por una cuestión meramente instrumental. Me parece que no sirve para nada. A uno se le puede pedir que se trague el sapo de hacerse el boludo con ciertos planteos éticos. Pero al menos que no sea al pedo.

Se me hace que será muy difícil lograr que quien atesora dólares, aún a costa de pagarlos caros en el mercado ilegal, los vaya a cambiar por certificados que le dejan a los billetes (objeto de deseo) encajados en el banco.

El mercado blue se mueve gracias a las empresas que dolarizan excedentes y los transfieren vía Uruguay (porque tienen cerrada la remisión de utilidades legal, y usan esta vía, aparte de otras variadas, legales, como el contado con liquidación, la facturación de servicios a sociedades controladas por fantasmas de paraísos fiscales, etc.), los productores agropecuarios con los pesos de la venta de la cosecha porque intuyen que tendrán que pagar los insumos de la próxima campaña a precio dolarizado blue, y ahorristas de poder adquisitivo medio y alto, que compran "por las dudas".
Es decir, en algunos casos las causas son económicas (más allá de que puedan carecer de legitimidad o al menos de simpatía) y en otros culturales.
Pero no creo que ni unos ni otros tengan motivos para modificar la conducta por esta propuesta. Lo que sí espero, de todos modos, es que los que critican a viva voz la medida por propiciar un blanqueo fabuloso, dentro de 10 días no estén criticándola por su fracaso rotundo.
O es un blanqueo fabuloso, o no sirve para nada. Pero las dos cosas al mismo tiempo, no.

9 comentarios:

anibal dijo...

Sobre los primeros cuatro párrafos, y sin ser economista, me hago la pregunta: la cosa viene en combo? siempre? No hay una cuestión de niveles? O creces al 8 o la paz de los cementerios. Por qué? No se puede crecer al 5 con menos inflación y unas tasas un poquito más altas, pero no tanto como para que resulte un negocio fabuloso para capitales externos?

Mariano dijo...

No, Aníbal, por supuesto que hay distintos grados. Acá siempre digo que hay que hacer un poco de disciplina fiscal, que hay que subir las tarifas. Se puede tener cierta predisposición a que las tarifas estén por debajo de los valores "óptimos de mercado", pero sin que el desfasaje sea tan grande. Y se puede subir un poco las tasas de interés también. Pero sin que lleguen a ser positivas. Porque eso sí que es o blanco o negro: o son positivas o son negativas.
Lo que digo es que más allá de las graduaciones, en un esquema y en otro siempre va a haber sesgo a que los problemas se disparen para el lado por el que hace agua el esquema: o tenés presiones inflacionarias y hay que frenar el drenaje con control de cambios. O por el contrario, te suben las tasas de interés y complicás más la competitividad del sector secundario y la generación de empleo.
Pero tenés razón, no necesariamente esos esquemas tienen que terminar en tragedia. Pero sí el sesgo de problemas va a tener tendencia a irse para un lado o irse para el otro. Y el estado de problema cero no existe.
Un saludo

Udi dijo...

Como le contestó Oscar Wilde al fiscal en el juicio que le instruyeron por homosexualidad:
" - ¿Besó usted, señor Wilde, a Lord XXX?
- ¡Por supuesto que no, señor abogado, Lord XXX es muy feo!"

Alcides Acevedo dijo...

Karaduras e ignorantes.

Muy bueno el gobierno Nac&Pop, el gobierno que subsidió el consumo de energía (en buena medida importada) y ahora tenemos una situación insostenible por agotamiento de los recusrsos petroleros y colapso de las redes eléctricas (ya lo vamos a ver cuando empiece el frío).

Muy bueno el incentivo al "consumo" a crédito a tasa fija con fondeos de ANSES mientras se acumula una fenomenal deuda con jubilados por mala liquidación de haberes.

Bueno, podría seguir todo el día tratando de explicarles por qué este gobierno fue un desastre, pero ahora no tengo tiempo, estoy muy ocupado riéndome por el anuncio del último "blanqueo".... un auténtico festín de sapos para la basura militante K.

Mariano T. dijo...

Lindas disyuntivas, que nos van acercando a una situación loose-loose.

Por la ciudad 1 mas dijo...

Se me hace que será muy difícil lograr que quien atesora dólares, aún a costa de pagarlos caros en el mercado ilegal, los vaya a cambiar por certificados que le dejan a los billetes (objeto de deseo) encajados en el banco.

100% de acuerdo con vos. No entiendo que incentivos hay para que la gente traiga sus dolares nuevamente. Eso del Pagaré en dolares que estuve escuchando suena más interesante.

Eduardo dijo...

Coincido en que es poco probable que funcione.
Pero vale la pena intentarlo.

Y con cuestiones morales, vivimos en la Argentina. Cualquier evasor mas o menos sofisticado, sabe que en este pais cada 5 año hay moratoria.
Es una de las pocas cosas predecibles en la Argentina.

Norberto dijo...

Me permito aportar lo siguiente porque como en alguna época tuve depositados unos dolarios en Miami, se que para el pequeño ahorrista que tiene entre U$S10000 y U$S50000, mantener una cuenta de ahorro con esta tasa pasiva anual en USA es ver como el banco te fuma con los gastos de mantenimiento, por lo que esto es una opción interesante para el que se encuentra en esa situación además de ser una forma de pago de propiedades que evita el andar por la calle forrado de verdes trasladados de un lugar a otro.
Esa gente es la que creo que va a participar activamente en este nuevo bono, por supuesto que no todos, pero una pequeña porción de los U$S40000millones colchón, pongamos un 10%, que lo piense de esta forma, son U$S4000millones, los que la tienen grande, salvo que estén muy expuestos y no tengan ningún interés político, como los casos contrapuestos de Bulgheroni y el grupo Corneta, no creo que repatrien sus dolarios de las cuevas externas.
Nunca menos y abrazos

Norberto dijo...

Sin ser partidario del blanqueo, aquí hay otra interesante razón para aquellos que necesiten entrar, porque si estos nenes se están poniendo pesados, se ve que la evasión se está convirtiendo en un grave problema, no porque antes no lo haya sido, sino porque ahora necesitan la plata, hasta la que tienen en sus propios paraísos fiscales como las islas del Canal o del Mar de Irlanda o las Vírgenes, parece que en homenaje a unos seres míticos, pero que comparten el ambos pesos pesados, o Delawere.
http://www.nytimes.com/reuters/2013/05/09/business/09reuters-britain-tax-offshore.html?src=busln
Nunca menos y abrazos