miércoles, 2 de abril de 2014

La vuelta, para pasar afectuosamente algunas facturas a quienes seguramente no les interesa o, peor, ni siquiera se sienten aludidos.

Las medidas que viene tomando el equipo económico son de corte ortodoxo.
Aumento brusco de las tasas de interés para administrar contractivamente los agregados monetarios. Con dos consabidas consecuencias en el plano doméstico: incremento de los plazos fijos (dinero de cuentas a la vista que se pasa a plazo fijo es un poco menos de liquidez general para el sistema) y caída del crédito al sector privado, sobre todo en el financiamiento del crédito para consumo, como es el caso de las tarjetas de crédito, o los descuentos de cheques (que es un indicador de actividad comercial más discreta).

La economía pasa del motor del consumo al del ahorro. Menos demanda agregada, más oferta agregada.

Los sinceramientos de las tarifas energéticas, por su parte, que tienen también dos consecuencias: por un lado, la contracción del consumo, en general y de energía en particular. No porque vaya a haber menor consumo energético, pero sí probablemente se aplane un poco la curva de crecimiento que venía bastante empinada.
Por el otro lado, la señal de darle cierto emprolijamiento para uno de los tubos por donde más libre, caudalosa y descontroladamente fluyen los fondos públicos que alimentan la actividad privada no siempre con criterio progresivo a la hora de distribuir: los subsidios económicos.

El círculo de cierra con el reacomodamiento de los posicionamientos externos, tendiente a proveer de los flujos financieros externos que nos permitan cerrar la brecha cambiaria para fin de año, poniendo énfasis en el desafío que se presentará a partir de agosto. Pero en líneas generales este tema viene bien encaminado y me animo a pronosticar que empezaremos el 2015 con un mercado cambiario más convencionalmente normalizado.

De estos simples elementos bosquejado a grosso modo podemos concluir con una sentencia que ya dijimos otras veces: la heterodoxia consiste en hacer lo que marca la ortodoxia, pero un poco después. Cuánto después es lo que define el volumen implicado en las decisiones.
Entonces, para no ser tan cínicos, podemos decir que ser heterodoxo es administrar los tiempos y los márgenes, retrasando o adelantando con intervenciones agresivas el cumplimiento de los designios de mercado, con el fin de aprovechar lo más posible esos márgenes de tiempo y recursos para modificar las condiciones iniciales (de dotación de recursos, de patrón distributivo). A mí me gusta más si esa administración se pone al servicio de evitar los shocks, y hacer todo lo más gradualmente posible.
En este sentido destaco mucho la intención del programa Precios cuidados, que puede dejar instalada definitivamente la necesidad social de fijar márgenes de rentabilidad intrasectoriales, para que éstos no dependan de la propia decisión individual del formador de precios de aprovechar al máximo las condiciones beneficiosas.

Lo que sí es seguro, es que más de uno de los que hoy defienden a capa y espada las medidas del tándem Capitanich-Kicillof-Fábrega hace unos dos años me acusaban de proponer las medidas del FMI, Cavallo, la dictadura, Martínez de Hoz, y la franc-masonería.
A todos ellos les mandamos un afectuoso saludo, aparte de un reconocimiento a la necesidad política de que existan ciertos elementos (perdón por despersonalizarlos así, estoy tratando de hacer sociología) que propicien los equilibrios políticos necesarios para que una sociedad funcione.


8 comentarios:

lucas carrasco dijo...

O sea, la vuelta del discurso único pero bien, con buenas intenciones.

Mariano Grimoldi dijo...

El discurso único a destiempo, ya no es el discurso único, como bien lo demuestra la opinión que tienen los dueños del discurso único respecto del plazo largo de 10 años de Argentina. No hay que subestimar a las sutilezas tampoco.

Pablo D dijo...

No es conveniente discutir con los enojados por la finalización de vínculos contractuales con el Estado, Mariano.

Alcides Acevedo dijo...

Mamita, son unos caraduras: se vuelven "ortodoxos" justo cuando las papas queman y no hay margen de maniobra.

Muy piolas.

La capacidad de negar la realidad de alguna gente asombra... lo cierto es que las políticas kirchneristas han demostrado que el peronismo no cambia, dilapidaron el mejor contexto económico internacional en 100 años, destruyeron la infraestructura y empobrecieron la nación, ahora salen a pedir prestado e apuro. Terrible.

Incluso endeudan a YPF como hiciera Martínez de Hoz, exactamente la misma mecánica... y las focas kirchneristas siguen aplaudiendo.

Mariano Grimoldi dijo...

Pablito: con todo el cariño que sabés que te tengo, no me gusta que se digan esas cosas de Lucas, a quien también le tengo mucho aprecio. En serio.
En todo caso, la actitud de Lucas pasa por interpelarnos, por provocarnos, para que pensemos, nos replanteemos las cosas. Al menos, así es como me gusta interpretarlo. Y me parece que termina siendo lo más saludable para todos. Abrazo

Alcides está enojado, porque los kirchneristas se vuelven pragmáticos justo antes de que les explote todo a la mierda. Si De La Rúa y Cavallo hubieran sido igual de "piolas" por ahí él no hubiera sufrido la pena de ver cómo el país se hacía poronga por la aplicación del ideario con el que comulga abiertamente.
Pero en definitiva no es bueno dejarse dominar por el resentimiento. Es mejor hacer el duelo y asumir las derrotas. Con dignidad.

Pablo D dijo...

Sólo por respeto a vos en tu espacio, y por ídem aprecio, Mariano, no lo voy a plantear más acá. Pero dejo sentado que Lucas, a mi criterio, ninguna gana tiene de eso que vos, con buena leche, interpretas de él. Por el contrario, está últimamente dedicado a agarrarsela con la militancia, a la que insulta y ridiculiza, cuando él sabe bien que se trata de pibes bien intencionados, muchos en edad de secundaria, otros que casi son asesinados por patotas durante las inundaciones en La Plata, que no tienen ninguna chance de defenderse de los ataques que se les dedica. Pongo esto sólo como ejemplo de la magnitud de los disparates a que se dedica hoy quien, sin necesidad de todo esto, sí nos hizo pensar y mucho antes. Por caso a mí por plantearle una vez algo con total respeto me mandó a pasear sin ninguna necesidad en el chat de Facebook. Yo acá no le diré más pero el cuento del rebelde decepcionado, con semejantes niveles de violencia, no me lo morfo.

Disculpas si te molestó.
Abrazo.

Esteban dijo...

Mariano lo de se pasa de demanda agregada a oferta agregada? El poskeynesianismo estructuralista que gobernó la política económica de 2005 hasta noviembre de 2013 se acaba de morir. No se como cortando demanda vamos a lograr crecer, si las exportaciones no crecen.
A mi no me vas a tener defendiendo esto.

Anónimo dijo...

Aumenta el gasto público pero baja el gasto privado. Esto va para mal por un buen rato, quizá para siempre.