domingo, 6 de abril de 2014

Del Caño

Lucas Carrasco   pone a consideración de su público (al que pertenecemos) este video, en el cual el diputado mendocino del FIS interpela al Jefe de Gabinete Capitanich.


 Si bien las respuestas de Capitanich fueron bastante consistentes, tal vez le faltó decir que a juzgar por las plataformas electorales que presentaron históricamente los partidos que hoy componen el FIT, así como las reivindicaciones históricas y el asiento teórico sobre el cual las establecen, deberían estar en contra de la devaluación... pero por insuficiente.

Más allá de quiénes embolsen las transferencias (en el marco de una revolución socialista sería la burocracia estatal en control de la producción; en el sistema capitalista son las corporaciones privadas, propietarias del capital).
Porque, bah, no creo que ellos (los troskistas del FIT) avalen que Argentina se inserte en los circuitos comerciales y financieros del sistema capitalista a los fines de generar flujos de divisas que le permitan a las clases medias y altas tener disponibilidad sin racionalización exagerada de energía, comprar vehículos importados, viajar al exterior o atesorar dólares. La revolución socialista sin control de cambios, y por ende sin depreciación en términos internacionales de la retribución del trabajo no existe.

La clase trabajadora de la que hablan (los dirigentes del FIT) es una abstracción inquietante. Los trabajadores cuyos salarios supuestamente se deprecian porque las paritarias les cierran actualizaciones por debajo de la devaluación (supuestamente) son personas que toman bebidas alcohólicas importadas, que consumen combustibles con sus vehículos, que mandan a sus hijos a colegios privados y cuyas esposas se compran cosméticos importados. Etc. Al menos en un considerable número.

La socialización de los medios de producción sería un golpe muy duro para ese aproximado 60% de los asalariados que hoy disfrutan de standares de vida integrados a los que el capitalismo promueve.
Por ejemplo, los trabajadores petroleros, que aparentemente no habrían asesinado a Sayago. Hecho que sí ocurrió de todos modos. El asesinato de Sayago en medio de una protesta de petroleros, digo.
O los camioneros, o los bancarios, o el 80% de los docentes, o los ferroviarios, o los maquinistas, o los trabajadores del subte, etc., etc., etc.

Pero lo más curioso de lo planteado por Del Caño es que un diputado electo por el pueblo mendocino considere que es un tarifazo la quita de subsidios a los servicios públicos que significan un diferencial de tarifas favorable a los habitantes de capital y GBA, en detrimento de los del resto del país.

7 comentarios:

lucas carrasco dijo...

HIJO DE PUTA QUERÉS FRENAR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTAAAAAA!!!!!

Nando Bonatto dijo...

Es evidente que tenes un estomago a toda prueba para leer el blog de Pity Das Asco

Anónimo dijo...

La quita de subsidios no es un tarifazo, es un impuestazo. Los subsidios se pagaban con impuestos (o con la impresora) y ahora los tiene que pagar la gente de su bolsillo además de los impuestos. Es necesaria la quita, pero también es necesario llamar a las cosas por su nombre.

Anónimo dijo...

Che es FIT no FIS aunque creo que el error es a propósito... mala leche, digamos

Pablo D dijo...

Yo estaba en el recinto en el momento en que habló Del Caño, y, sabiendo que es mendocino, cuando habló del tarifazo pensé exactamente en lo mismo que dijiste vos. Además de no entender por qué era responsabilidad del jefe de Gabinete responder sobre el asunto de Sayago.

Abrazo.

Nando Bonatto dijo...

¿Sayago? tuvieron el tupe de mentar el asunto de Sayago ...a Sayago lo lincharon como esta de moda hoy

Mariano Grimoldi dijo...

Ahí cambié lo de FIT. No era por mala leche, era por error. Tampoco entiendo por qué hubiera sido mala leche.

Y respecto del impuestazo... yo pensaba que había déficit fiscal, que lo pagaba el banco central con sus adelantos transitorios y sus transferencias de utilidades, provocando el impuesto inflacionario. Ahora, como se reducen los subsidios para bajar la asistencia del central al fisco, resulta que te corren el arco de nuevo y te dicen que es un impuestazo.
El impuestazo es aplicable a todo: la política monetaria contractiva, el control de cambios, la inflación.
Díganle como quieran.
Saludos