jueves, 29 de noviembre de 2012

La Corte de Apelaciones nacional y popular


La decisión de la Corte de apelaciones de Nueva York es positiva para Argentina.

Si hacemos memoria, cuando empezó este tema del fallo de Griesa, por el cual después le pidieron aclaración sobre modos y procedimientos, la hipótesis que mejor nos cuadraba era la de patear el tema para adelante, salvando los pagos de diciembre.

Es lo que finalmente pasó: el fantasma del default se alejó. Pero por unos meses solamente.

Lo que quiero decir es que no convendría tomar esta decisión de la corte con exceso de triunfalismo ni como un aval para volver a sacar pecho como si el fallo de Griesa no hubiese ocurrido (y no nos hubiese hecho fruncir el entrecejo).

Me parece que en líneas generales podría interpretarse que hay un mensaje de parte de la Justicia neoyorquina en su totalidad: pretenden que Argentina dé alguna muestra de sometimiento a sus decisiones, que no haga alarde de mayor fortaleza que los mismos tribunales, que muestre voluntad de aunque sea llegar a una salida conciliada, que una cosa es negarse a cumplir con el inadmisible fallo de Griesa, y otra distinta es decir que nunca se les va a pagar un solo peso a los fondos buitre (que son los que desde el punto de vista de la justicia neoyorquina están ejerciendo su derecho a litigar en tanto consideran que hay afectación de alguno de sus derechos, y eso, nos guste o no, está legitimado por esa justicia a la cual de manera reprobable pero ya no salvable decidimos someternos y, si se quiere, le cedimos nuestra soberanía jurídica).

A lo mejor alguien con mayor conocimiento respecto de cómo funciona este tipo de instituciones me puede desmentir. Con los elementos que cuento yo para analizar, me da la impresión que la mención a la posible reapertura del canje fue decisiva para que se dicte una extensión del "no innovar" (stay).

Hay también variados elementos como para sostener que de algún modo el comentarista Norberto tenía razón.
A la luz de la desautorización relámpago que la corte hizo de Griesa, más parecería que el juez tomó la decisión que tomó sabiendo que su fallo no iba a poder aplicarse.

De todos modos, hay que empezar a convencernos de que el óptimo, dadas como están las cosas hoy, sería el que ya varios mencionaron (incluido Lorenzino): conseguir una salida para la regularización de la deuda de los holdouts, en torno a los 4 mil millones de dólares en todo concepto (de los 11.500 que suman con el cálculo de los intereses atrasados según se publicó en los medios nacionales), a pagar a través de Discount o Global 17, o algún bono nuevo representativo de esta tercera y última instancia de canje.
Que los términos del canje cuenten con el aval de un fallo de la Justicia neoyorquina sería determinante para dejar finalizado el tema holdouts. Es decir, saldada la instancia del litigio judicial en Nueva York, casi que no quedaría vía por la cual estos fondos pudieran seguir complicando a la Argentina.

Y acá tenemos que ser claros en un aspecto. Nos puede resultar antipático tener un discurso conciliador para con Wall Street, con el establishment financiero internacional, y más todavía con los fondos buitre y el juez Thomas Griesa, que son el Tea Party de las finanzas mundiales, los fundamentalistas de la distribución inequitativa de las riquezas. No es tampoco muy "vendible" políticamente hablando.

Pero tenemos que hacernos cargo de nuestras decisiones como país. Si Argentina gasta millones de dólares en abogados es porque realmente le asigna un valor a su relación con los mercados de crédito, y los centros financieros internacionales. Independientemente de que este valor sea sensiblemente menor (y ya no prioritario) al que se le asignó en otros periodos históricos de nuestro país a este vínculo, independientemente también de que el estado argentino no recurra a las emisiones ni aún a las refinanciaciones de deuda en estos reductos por propia voluntad, y a que esas decisiones puedan ser justificables y valorables por infinidad de rasgos positivos que se les pueda atribuir, la verdad es que no responde a dictados ideológicos absolutos y extremos ni a cuestiones de principios inmodificables respecto de que todo eso que pasa ahí es mnalo y por lo tanto nos da asco y no lo avalamos, sino principalmente a ciertos postulados pragmáticos. Pragmatismo que tiene una injusta mala prensa y que es la base sobre la que se asienta la responsabilidad de gobernar un país y que de las decisiones de uno penda la suerte de varios millones de personas.

Con todo esto expresado podemos hacer un resumen: no estamos en condiciones de hacernos los "Che" Guevara, si vamos a necesitar que YPF consiga socios que aporten 5 mil millones de dólares de capital para explotar Vaca Muerta y poder mostrar un éxito más o menos palpable de la (semi) estatización (con la que estoy de acuerdo, incluso en las proporciones en que se hizo y en los objetivos trazados en relación a la constitución de una sociedad anónima con aporte de capital privado), o si vamos a querer hacer entrar financiamiento para obras de infraestructura que por otro lado nos bajarían un poco la presión de la olla de la balanza de pagos.

Es la realidad la que termina llevándose puesto a cualquier alarde revolucionario poco razonado, pero (peor) sobre todo con pocos efectos en el campo de lo concreto.
Después, con el tiempo, todo pasa.

8 comentarios:

Norberto dijo...

Muy de acuerdo con lo expresado en el post, Mariano, y solo agregar algo, que a mi no me gusta, pero sería consecuencia del arreglo, que a diferencia tuya veo que será muy bien valorado por una sociedad que se siente como de clase media, y es el tema de las calificadoras, ayer a primera mañana Fitch nos había bajado la nota de B a CC con un fallo apelado y previendo el default técnico, si hay arreglo o los buitres quedan fuera del circuito legal por no aceptarlo, ¿de que se van a disfrazar las calificadoras para mantener una nota tan baja?, y esto nos lleva a una baja de los intereses a que se pueden tomar tanto el estado como las empresas, es bueno para el país, pero viendo los antecedentes de las empresas, tiemblo con futuras autoridades que se hagan cargo de sus deudas.
Nunca menos y abrazos

Bob Row dijo...

Me parece admirable la serenidad con la que te esforzás por explicar y justificar la necesidad de hacerse cargo de la realidad.
Vaca Muerta no existe si los socios de YPF no pueden tomar créditos para desarrollarla por la nota de las calificadoras, como señala Norberto.
Una realidad pesada, sin dudas, en cuanto al orgullo nacional lesionado por tener que andar transitando este laberinto judicial en sede extranjera. Pero estas ataduras fueron anudadas durante décadas y no van a desaparecer por un acto de voluntad.
Si en las audiencias de Febrero, la Cámara terminara por obligar a los buitres a aceptar la oferta argentina (ya adelantada) de entrar a la reestructuración en los mismos términos (de quita) que el resto -como si hubiera un CAC- ya sería un milagro jurídico.
Sería la primera vez desde que con Nixon se empezó a inventar la estafa de los "derivados", que jueces amamantados por la Ortodoxia neoliberal harían prevalecer el bien común sobre la letra de la Ley de la Mafia.
Argentina habría roto el primer eslabón de la cadena, sentando un precedente liberador para otros, como Grecia (que tanto parece preocupar a Roubini). Ahora es cuando los heterodoxos liberales (progres) como Krugman, Stiglitz, etc. deberían hablar claro y fuerte para que los escuche la Cámara. El bienestar de la economía mundial (y de millones de seres humanos) no puede seguir dependiendo de un juego perverso con reglas hechas para provecho de unos pocos especuladores.

oski dijo...

Suscribo el analisis y le agrageria que seria muy bueno si se arregla en las mismas condiciones del 2005,sencillamente porque hoy Argentina es un país solvente,situacion en las que no estaba en las anteriores refinanciaciones y por eso aceptaron la tasa de descuento aplicada.

Norberto dijo...

Ya se de que se van a disfrazar, aunque la careta es muy trucha, hoy en Wall Street Journal, Fitch explica que la baja de la nota se basó en el fallo de Griesa, pero para no caer tanto en ridículo también en la inestabilidad política, basados en, siiii, los cacerolos!!!!!!!!
Es mi opinión que para evitar el ridículo salieron de Guatemala para entrar en guatepeor, y ahora lo son por partida doble.
Nunca menos y abrazos

el pincha dijo...

buen post buenos comentarios muchachos...queda un balance en el aire. me ayudan a desanudar un poco todo esto. abrazo

Norberto dijo...

Según BAE de hoy, hay una noticia bastante impactante acerca de los CDS, en dos días los mismos bajaron de 35 puntos básicos a 6,5 puntos básicos en el mercado de New York, y esto tiene dos áreas de exploración en el ámbito de las finanzas de la Gran Manzana.
La primera es que por lo visto no hay mucha confianza en la capacidad de Singer y otros buitres para bloquear los pagos, lo cual es buen aliciente.
La segunda y más importante, si los CDS están en 6,5 puntos básicos, ¿cuál es la razón para que el el riesgo país de JPMorgan este en alrededor de los 9 puntos básicos y todavía peor, Fitch nos haya colocado a poquísimos escalones del default?
Con esto quiero decir que se cae en otra de las famosas pifiadas de las calificadoras, que ya ni siquiera son sostenidas por el famoso "mercado".
Nunca menos y abrazos

Norberto dijo...

Perdón,pero debo rectificar, la realidad es que bajaron del 35% al 6,5%, o sea sino estoy equivocado de 3500 puntos básicos a 650 puntos básicos.
Pero las conclusiones no cambian.
Nunca menos y abrazos

Udi dijo...

Lo importante, Mariano, en este momento, es cazar ratones. O sacar petróleo. La propiedad e ideología del gato será motivo de un debate posterior. Esperemos...